dependecia.infoCon ánimo de dar continuidad al artículo “DENAdat: Ratios de gerocultor/a desde una perspectiva científica avalada por la verosimilitud de los resultados”, se presenta un sencillo simulador que, para unas determinadas combinaciones de ratios y número de residentes para cada grado de dependencia (BVD), ofrece estimaciones de precios, horas anuales de gerocultor/a necesarias -según normativa pública aplicable o, en su defecto, para aquellas condiciones particulares establecidas en concesión administrativa, concierto social o convenio de colaboración- y adaptación del modelo referencial MORETAG desde factores de equivalencia.

Fundamentos de origen
El mapa autonómico de precios y ratios se caracteriza por la dispersión, no solo conceptual de lo que entendemos por categorías de dependencia sino, sobre todo, por las evidentes diferencias cuantitativas en los valores asignados a las referidas variables. Así, dos personas con una historia de vida similar, garantes del estado de bienestar en medida y aportación semejantes, podrían ser perceptoras de diferentes calidades de servicio por mor de su padrón.

En apenas seis kilómetros, dos localidades como Leintz Gatzaga (Gipuzkoa) y Landa (Araba), presentan dos marcos asistenciales absolutamente incomparables en una misma comunidad autónoma (Euskadi); entre Fuentes de León (Badajoz-Extremadura) y Cañaveral de León (Huelva-Andalucía), cada kilómetro de distancia -nueve en total- equivaldría a incrementar respectivamente la ratio extremeña de gerocultor/a en un 16,6% para grados 0 y en un promedio del 7,2% para grados I y II-III, hasta asimilarlas a las ratios andaluzas. Un horizonte aparentemente tan disperso e inconexo como el descrito no parece respetar el principio de solidaridad interterritorial promulgado por una Constitución garante del “equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español” (artículo 138).

El despliegue normativo derivado de la transferencia de determinadas competencias a las comunidades autónomas ha desembocado en soluciones divergentes. No hay apenas simetría entre el precio y el perfil de dependencia y, en menor medida si cabe, entre el tipo de ratio (total, de atención directa o de gerocultor/a) y la proporcionalidad de ratios exigidas. Si, además, los precios no mantienen una relación directa con el coste de personal -a su vez, vinculados a las ratios de atención-, la idea de homogeneizar servicios esenciales que dan respuesta a derechos subjetivos de la ciudadanía empieza a ser necesaria por urgente y justa.

En todo caso, para que la homogeneización de precios sea consecuente, previamente debería consensuarse lo que se entiende por atención residencial a personas mayores (catálogo de servicios). A su vez, el precio debería presentar una composición modular con cuantificación expresa de cada uno de sus módulos. Esta pretendida tipificación no buscaría igualar los precios en todos los rincones del Estado sino que, reaccionando a los escenarios planteados por cada comunidad autónoma (normativos y socioeconómicos), perseguiría la normalización del cálculo de precios para estandarizar la relación entre éstos y el correspondiente coste de los servicios.

Gestión de la valoración de la dependencia y correspondencia con la necesidad de auxiliares de geriatría
Podemos afirmar que nadie debería discutir una relación directamente proporcional entre el precio y el coste de personal para cada grado de dependencia. La sensibilidad del precio a otros costes (funcionamiento y amortización) sería casi residual; más aún, el personal de atención indirecta (básicamente servicios generales y de mantenimiento) tampoco condicionaría su valor. En otras palabras, el precio, ceteris paribus, es función de la ratio de atención directa. Y, dentro de los colectivos profesionales que conforman dicha atención, el trabajo desempeñado por las auxiliares de geriatría, por transcendental e insustituible, demanda un análisis específico. MORETAG (Lares Euskadi) determina tiempos unitarios de gerocultor/a y DENAdat los procesa para constituirse en una herramienta de gestión desarrollada desde el cumplimiento riguroso de las valoraciones Barthel programadas. Asimismo, DENAdat propone adecuaciones hipotéticas del modelo de asignación de plantillas de auxiliar de geriatría a la propia casuística de cada normativa autonómica.

Probablemente la mayor sinergia de DENAdat se produce porque asienta su utilidad en la implantación generalizada de la valoración Barthel en el Estado. Compara las horas anuales de gerocultor/a para diferentes combinaciones en los grados de dependencia desde una pasarela BVD-Barthel con alta significación estadística. DENAdat adapta MORETAG a cada normativa autonómica desde factores de equivalencia y gestiona los índices Barthel para obtener distintos subproductos. Igualmente, podrían describirse comparativas intercomunitarias basadas en las distribuciones por isogrupos (grupos homogéneos con los que clasificar diferentes perfiles de dependencia).

En un entorno Excel y con un lenguaje de programación VBA (Visual Basic for Applications), cuatro libros vinculados entre sí (por un lado, un fichero que contiene las matrices de datos de MORETAG y, por otro, tres ficheros con los que DENAdat registra y explota la información para ofrecer resultados por sectores) componen un aplicativo informático cerrado en ciclo recurrente de seis periodos (semestres y/o años naturales).

Con un menú de navegación sencillo e intuitivo, su retorno o feedback se produce a dos niveles: agregado o de la residencia en su conjunto (de interés para los profesionales responsables de la valoración Barthel), y, sectorizado o de cada unidad de atención en particular (diseñado para soportar la toma de decisiones desde la dirección del geriátrico). Sin lugar a dudas, una de las virtudes de DENAdat -si no la principal- es el reparto equitativo de gerocultoras/es por unidades de atención, ajustando los recursos humanos a las necesidades objetivamente medidas para cada perfil de dependencia.

Esta pretendida proporcionalidad se sustenta en dos usos concretos del aplicativo: interpretación de los gráficos evolutivos del tránsito de valoraciones entre niveles de dependencia (variaciones interanuales en las valoraciones “autónomas”, “leves”, “moderadas”, “graves” y “completas”) y propuesta de trasvases de horas de gerocultor/a entre sectores para equiparar el potencial asistencial teórico entre los mismos.

Mapa estatal de precios y ratios: ¿paradigma de dispersión resoluble?
DENAdat no viene a solucionar la innegable dispersión estatal que, por otra parte, no es sino un reflejo del contexto socioeconómico de cada autonomía (salarios e índice de coste de la vida) y del ideario asistencial defendido por cada ejecutivo autonómico.

Por el contrario, sí podría llegar a ubicar cada centro en su entorno inmediato (autonomía y territorio para la Comunidad Autónoma del País Vasco) o simular, al menos desde una perspectiva teórica y con los datos disponibles, una comparativa estandarizada con otras normativas. El aplicativo, supuesta una correlación consistente entre las diferentes categorías profesionales de atención directa y estandarizados los módulos de coste diferentes a los de personal directo, podría ser el embrión metodológico a partir del cual desarrollar un método para homogeneizar el cálculo del precio, habida cuenta del esperado paralelismo entre el valor del mismo y las variaciones en el coste de personal por efecto de cambios en el valor de las ratios.

Dada la inalcanzable capacidad de contar con datos fidedignos para las distintas normativas autonómicas, solo desde la imaginación podremos diseñar modelos de comparación basados en la lógica esperada para la relación directa entre precio y ratio. Por el momento, no se adivinan caminos alternativos.